• California 1400 Touring <br> - my 2017 -
Colores disponibles
  • Rosso Charme
  • Nero Gentleman

California 1400 Touring
- my 2017 -

21.924 euro

MOTO GUZZI CALIFORNIA TOURING

El buque insignia MOTO GUZZI está ahora disponible en una versión más rica y con mejores acabados: se incrementa el confort, sin sacrificar el excepcional rendimiento y la manejabilidad que han hecho de la CALIFORNIA TOURING el punto de referencia de su segmento.

La California Touring es la última heredera del proyecto de éxito con el que Moto Guzzi ha rediseñado, a finales de 2012, el concepto de moto de lujo. La Touring representa perfectamente la cultura y la capacidad de Moto Guzzi de construir motocicletas únicas desde 1921: es la California en su expresión más clásica, sin igual en términos de estilo, comodidad, rendimiento y fiabilidad. Un éxito impulsado por una cualidad poco común: saber conciliar la comodidad y la capacidad de carga de una moto “custom” con el comportamiento dinámico y las prestaciones de una poderosa “cruiser”.

 

 

EL ETERNO ENCANTO DE MOTO GUZZI CALIFORNIA

Potente, ultra-equipada, exclusiva, con un diseño innovador, y al mismo tiempo altamente personal y tradicional, la California Touring logra exaltar como ninguna otra los valores de una de las marcas más nobles del mundo y símbolo del "Made in Italy". Sorprendente no sólo por los más pequeños detalles estéticos, sino también por las opciones técnicas: de hecho, la Touring es una verdadera “cruiser” impulsada por el bicilindrico en V más grande jamás producido en Europa, la primera “custom” equipada con avanzados sistemas electrónicos como el control de tracción, el ABS y el nuevo acelerador full Ride-by-Wire, así como un nuevo bastidor con un sistema elástico de montaje del motor, capaz de eliminar por completo las vibraciones.

La Moto Guzzi California Touring se caracteriza por una gráfica de dos tonos: Negro Gentleman y Rojo Charme. Esta versión, dotada de respaldo y asidero del pasajero integrado, exalta la virtual continuidad con las antecesoras a través de la reinterpretación de numerosos rasgos característicos. Entre estos, los más evidentes están vinculados al perfil del asiento, al asidero cromado y los flancos laterales inspirados en la T3, además de una relación entre las dimensiones del depósito y del motor a favor de este último, precisamente como en el estilo de las gloriosas V7 y V850.
A esta impresión contribuye sobre todo el ingenioso depósito, de metal, con un cuerpo central de 21 litros y los dos laterales, en los que va encajado el logotipo del Águila, perfilados en torno a los potentes grupos térmicos del motor de 1400 cc.
La impresión se acentúa aún más con la línea horizontal de los superbrillantes silenciadores que acaban a la altura del guardabarros trasero plasmado en el impresionante neumático de 200 y dotado de un espectacular doble grupo óptico de LED que lleva incorporado también los intermitentes. La vista delantera no es para menos, con un proyector delantero de superficie compleja con faro polielipsoidal dotado de iluminación diurna con led DRL.
La peculiar forma poligonal del faro domina el elegante frontal, que incorpora además, como es tradición en la California, el parabrisas y los faros suplementarios recubiertos a juego con la carrocería y unos nuevos deflectores delanteros.

Los mandos eléctricos del manillar son nuevos, más funcionales y enriquecidos con acabado de aluminio. El mando eléctrico del lado izquierdo alberga los controles para el nuevo cruise control de Moto Guzzi. El sistema permite mantener la velocidad seleccionada sin actuar sobre el acelerador y aumentar o disminuir la velocidad de crucero presionando el botón del cursor en el control eléctrico del lado izquierdo. La velocidad se puede aumentar temporalmente con un giro del acelerador. Después de soltar el acelerador, se reanudará la velocidad de crucero elegida. El sistema se desactiva automáticamente, no sólo cuando se frena o presionando el botón selector, sino también girando el acelerador en sentido inverso. Una vez desactivado, la última velocidad de crucero se puede reanudar con la función "reanudar".
Exaltan el estilo elegante de la California Touring, las ruedas de aleación ligera, con un original diseño mil rayas como el aro del faro delantero, los faros suplementarios, el manillar y las tapas de las válvulas.
También la horquilla delantera de 45 mm es otra evocación a sus gloriosas antepasadas: completamente sellada con los imponentes “telescopios” ahora cromados. Los dos amortiguadores traseros, por otro lado, ahora vienen con un mando a distancia para la precarga del muelle, muy práctico para ajustar el rendimiento en función de la carga. Además, su configuración estándar ha mejorado gracias a un mayor frenado hidráulico y una mayor precarga del muelle.
Destinada a los amantes que devoran kilómetros, la California Touring es imbatible por confort y capacidad de carga, gracias a su generoso asiento y a las amplias y elegantes maletas laterales de 35 litros, a la presencia del control de velocidad y a la acción mitigadora de las vibraciones debido a la sujeción elástico-cinemática del propulsor. Este último es el escultural bicilíndrico de 1.380 cc, líder absoluto mundial por prestaciones y consumos y está equipado con la gestión electrónica del nuevo propulsor Ride-by-Wire multimapa.
Esta tecnología permite poder escoger entre tres mapas de gestión del motor: Turismo, Rápido y Lluvia.
El motor de Moto Guzzi California Touring también pasa a la homologación Euro 4: el motor bicilíndrico en V transversal ha sido diseñado desde el principio para cumplir con las futuras y cada vez más estrictas regulaciones de reducción de emisiones nocivas; de esta manera, no se ha perdido el rendimiento proverbial del Moto Guzzi V-twin. El límite actual ha sido más que superado gracias al uso del sistema de aire secundario en el escape y de un catalizador específico.
La dinámica del vehículo se mantiene bajo control por la presencia del control de tracción (MGCT), configurable en tres niveles de intervención para aumentar la seguridad activa sin perjudicar ni a las prestaciones ni al placer de conducción.